Buscar

Terapia Ocupacional Murcia

"TERAPIAS QUE AYUDAN Y FACILITAN TU VIDA"

mes

octubre 2015

2ª Parte: Deficits presentes en pacientes con demencia senil y alzheimer

Google.com
Google.com

¿Qué es una demencia?

Es la pérdida irreversible de las capacidades intelectuales, incluyendo la memoria, la capacidad de expresarse y comunicarse adecuadamente, de organizar la vida cotidiana y de llevar una vida familiar, laboral y social autónoma. Conduce a un estado de dependencia total y finalmente, a la muerte

¿Qué predispone a padecer una demencia?

  • Edad
  • Sexo femenino
  • Predisposición genética
  • Antecedentes de traumatismo craneal
  • Nivel educacional bajo

¿Cuántos tipos de demencia existen?

DEGENERATIVAS:

  • Enfermedad de Alzheimer l demencia por cuerpos de Lewy
  • Enfermedad de Pick
  • Demencia asociada a enfermedad de Parkinson

VASCULARES:

  • Multinfarto
  • Enfermedad de Binswanger

INFECCIOSAS:

  • Asociada al SIDA
  • Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob
  • Neurosífilis

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?

  1. Es la más común de las demencias en el Adulto Mayor.
  2. Fue descrita por vez primera en 1907 por el médico alemán Alois Alzheimer.
  3. Es irreversible y hasta el momento no se conoce cura alguna.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Alzheimer?

Los síntomas más comunes de la enfermedad de Alzheimer son:

  • Pérdida progresiva de la memoria.
  • Confusión y desorientación en el tiempo y el espacio.
  • Repetir a cada rato la misma pregunta.
  • Perder las cosas o dejarlas o esconderlas en lugares poco usuales.
  • Mostrar agitación, inquietud o nerviosismo.
  • Quererse ir de la casa argumentando que esa no es su casa.
  • Perderse o extraviarse, incluso en su propia colonia o vecindario.
  • No poder reconocer a familiares cercanos: esposo, esposa o hijos.
  • Mostrarse cansado, callado, triste o deprimido.
  • Mostrarse tenso, inquieto, irritable o agresivo.
  • Mostrarse paranoico o sospechar de todo mundo.
  • Presentar alucinaciones, ver u oír cosas que no son.

¿Síntomas en las demencias seniles?

El síntoma primordial de comienzo de la enfermedad es la pérdida de memoria, pero no de los recuerdos de toda la vida -que permanecen mucho tiempo-, sino la pérdida de memoria a corto plazo -de lo que se hizo ayer o esa misma mañana. “Sería una simplificación muy grande pensar que el Alzheimer es sólo pérdida de memoria, sino que va más allá. Es cambio de personalidad, tendencia al aislamiento socia ya que el paciente se siente incómodo y presenta dificultad para participar en una conversación colectiva, no encuentra las palabras que quiere decir”, agrega el especialista.

Entre otros, destacan: hacer la misma pregunta en forma repetida, perderse en lugares conocidos, no tener capacidad para seguir instrucciones, estar desorientado, perder el sentido del tiempo, confundir lugares y personas, y descuidar la seguridad personal, la higiene y la alimentación.

La demencia puede ser causada por muchas afecciones, algunas de las cuales son reversibles como la fiebre alta, deshidratación, déficit vitamínico, mala alimentación, reacciones adversas a los medicamentos, problemas con la tiroides o lesiones menores en la cabeza. Este tipo de dolencias puede ser grave, por lo que es imprescindible acudir al médico lo más pronto posible.

En ocasiones, los adultos mayores sufren problemas emocionales que pueden confundirse con demencia; por ejemplo, los sentimientos de tristeza, soledad, preocupación o aburrimiento pueden ser más comunes entre las personas que se enfrentan a la jubilación o que están sufriendo la muerte de un cónyuge, pariente o amigo.

El proceso de adaptación a estos cambios hace que algunos ancianos se sientan confundidos o se vuelvan olvidadizos. Estos problemas emocionales pueden aliviarse con el apoyo de familiares y amigos o con ayuda profesional de un médico que diagnosticará la gravedad del problema y podrá recomendar una completa evaluación física, neurológica y psiquiátrica.

Fuentes:

-Mª Teresa Hernández Meseguer. Terapeuta Ocupacional.

-WWW.Salud180.com

-Medlineplus.com

1ª parte del artículo: ¿ES LO MISMO DEMENCIA SENIL Y ALZHEIMER?

Google.es
Google.es

Existen diferentes tipos de demencias, cuya clinica y evolución suele ser característica: La demencia tipo Alzheimer, la demencia vascular relacionada con ictus previos y/o factores de riesgo como la diabetes,la hipertensión, la demencia de Cuerpos de Lewy… La demencia senil es una denominación genérica del deterioro cognitivo relacionado con la edad (la senilidad), pero que luego conviene clasificar mas concretamente. Así,podríamos decir que la Enfermedad de Alzheimer es un tipo de demencia senil ( o pre-senil si aparecen los primeros síntomas en personas jóvenes y/o menores de 65 años). Las pruebas complementarias tipo análisis de sangre, scanner, tests neuropsicologícos nos ayudan a clasificarlas. La demencia tipo Alzheimer es uno de los deterioros cognitivos más graves que hay en el período de la tercera edad. Se da un deterioro mayor que en otro tipo de demencias, llegando incluso a parar las funciones vitales del organismo cuando ya está muy avanzada. En cambio, la demencia senil comporta un deterioro cognitivo menor, afectando en menor grado a las actividades de la vida diaria y siendo un proceso menos significativo. Es decir, estaríamos hablando de una gravedad diferente. Por otro lado, si bien es cierto que pueden comenzar a edades diferentes (la demencia senil va acorde con la etapa más avanzada), el proceso que siguen es también distinto y se puede diferenciar fácilmente un diagnóstico del otro. Son conceptos diferentes, demencia senil (término que ya no utilizamos habitualmente) hace referencia a una demencia que comienza en el anciano; por su frecuencia se relacionaba con el Alzheimer. Sin embargo Alzheimer es una enfermedad concreta, un tipo de demencia (hay varios tipos de demencias) que, aunque suele afectar a las personas mayores, en ocasiones puede comenzar en edades más tempranas.
Fuentes:

-Mª Teresa Hernández Meseguer. Terapeuta Ocupacional.

-Necdoctor.net

-Medlineplus.com

Tratamiento rehabilitador a través de la “Wii”.

Google.com
Google.com

El proceso de rehabilitación para los pacientes con lesiones cerebrales suele ser lento y monótono porque los internos que deben pasar muchas horas en los gimnasios para recuperar su movilidad perdida. Los tratamientos convencionales que se aplican en los centros especializados suelen adolecer de una rutinaria planificación que lleva a los pacientes en no pocas ocasiones a desmotivarse y a perder adherencia a la terapia.

Para ello ha desarrollado una terapia innovadora basada en la aplicación de videojuegos de la consola ‘Wii’ que permite mejorar la efectividad del tratamiento con ejercicios repetitivos que mejoran su rehabilitación.

Para ello, el Hospital Aita Menni lleva tres años desarrollando un revolucionario método terapéutico que a través de la aplicación de la videoconsola Wii permite la «optimizar la recuperación de los pacientes con lesiones cerebrales. “La repetición de los ejercicios que promueven los juegos de la ‘Wii’ ayuda a los residentes a poder mejorar la reorganización cerebral dañada”.

En la práctica, el tratamiento incluye la posibilidad de emplear diversos tipos de deportes mediante juegos relacionados con el tenis, béisbol, golf y bolos a los que añaden la plataforma ‘Wii Fit’ que aporta “ejercicios aeróbicos”

El funcionamiento de la Wii consiste en una barra de sensores de infrarrojos que recogen el movimiento a través del mando. Esto supone un feedback inmediato, ya que, aunque no en todos los juegos, el usuario puede ver cómo su personaje se está moviendo a tiempo real, ya sea con una barra de energía, directamente viendo a su Mii (avatar creado a partir de una amplia variedad de rasgos físicos), con puntuaciones en la pantalla, colores, etc.

¿Cuáles son los objetivos que se pueden marcar en nuestro trabajo con estas consolas? Esto depende de la patología y el problema principal: la misma actividad, en este caso un juego concreto de Wii, como Wii Sports, Just Dance o Zumba, puede desarrollar los siguientes componentes, según cómo llevemos a cabo el entrenamiento:

  • Balance articular y muscular
  • Coordinación
  • Destreza
  • Velocidad de movimiento
  • Tolerancia al esfuerzo
  • Equilibrio
  • Control postural
  • Integración visomotriz
  • Otras

Al tratar el objetivo de forma lúdica, la actividad se hace más entretenida, y por ello creemos que existe una mayor motivación cuando se propone esta forma de trabajo. Además, ese feedback del que hablaba anteriormente, los resultados en forma de puntuación, el paso a niveles superiores, etc., promueven que la persona tenga más ganas de volver a jugar y, por lo tanto, que adquieran un mejor vínculo con el tratamiento (adherencia o adhesión al tratamiento). Y, evidentemente, esto supone una nueva alternativa de ocio para el usuario, que incluso llega a comprar el producto para jugar en su casa.

Fuentes:

-Mª Teresa Hernández Meseguer. Terapeuta Ocupacional.

-Terapiayfisioparati.blogspot.com

-www.elmundo.es.

TERAPIA OCUPACIONAL Y MASAJE SHANTALA

El objetivo es potenciar la salud y bienestar del niño o del recién nacido a través de una técnica que brinda comunica cariño y cuidado a quien la recibe.

Google.com
Google.com

Shantala es una técnica de masaje milenaria desarrollada en la India para los bebés y los niños. Los masajes son un pilar importante en muchos tratamientos pediátricos desde el Ayurveda.

El Shantala o Masaje Ayurvédico Infantil se utiliza en la India para todos los recién nacidos, con el objetivo de recibir con afecto al niño que nace, estrechar la relación madre/padre-hijo y ayudar en el desarrollo sensoriomotor del neonato. Todos los recién nacidos y sus padres se benefician con este masaje y especialmente, aquéllos que son prematuros o de bajo peso, ya que se ha demostrado que el masaje ayuda a la ganancia de peso. Por otro lado, el masaje se ha desarrollado también para la etapa infantil. Durante este período, el objetivo es corregir las afecciones que estén alterando la salud y el desarrollo general del niño. Pacientes con las siguientes afecciones se beneficiarían especialmente con una terapéutica de Shantala:

  • Déficit de Atención
  • Retraso del crecimiento
  • Patologías dermatológicas como atopía y psoriasis.
  • Patologías endócrinas como diabetes tipo I
  • Patologías neurológicas como parálisis cerebral, retardo mental, miopatías, etc.
  • Patologías articulares
  • Obesidad
  • También los niños con capacidades especiales que requieran estimulación pueden beneficiarse en gran manera de los masajes, dado que se ayuda a fortalecer el cuerpo, integrando las percepciones corporales con los sentimientos y emociones.

 

BENEFICIOS: 

El masaje es una técnica milenaria que permite brindar afecto y bienestar tanto a quien lo recibe como a quien lo da.

Se trata de una alternativa natural para aumentar el bienestar en niños sanos y restaurar la salud en niños con algún tipo de afección

En algunas condiciones, el Masaje Ayurvédico Infantil es útil como terapia coadyuvante en pacientes que están bajo tratamientos prolongados o agresivos, o en aquellos con patologías crónicas. Los beneficios más importantes son:

  • ayuda al desarrollo sensoriomotor y psicológico
  • aumenta el tono, la fuerza y la flexibilidad de los músculos y articulaciones
  • regula el metabolismo
  • permite obtener una mayor atención

El Masaje Ayurvédico Infantil se vale de recursos naturales para aumentar el estado de salud y vitalidad de quien lo recibe. Se utilizan aceites medicados con aceites esenciales o plantas medicinales especialmente seleccionados para la constitución del bebé o niño. En los casos de desnutrición y patologías neurológicas como espasticidad por parálisis cerebral, se utilizan preparados especiales con el objetivo de revitalizar los tejidos dañados. Los masajes siempre se realizan con un adulto (madre, padre o encargado) dentro de la sala, que acompañe al niño durante la sesión.

A continuación mencionaré algunos puntos importantes para dar el masaje, pero se puede adaptar siempre intentando seguir las recomendaciones:

  • Como el niño debe estar completamente desnudo, es primordial que el masaje se de en un lugar cálido y cómodo. Es importante que el bebe jamás experimente la sensación de frio.
  • Si es verano, el masaje, se puede dar el aire libre para después dejar al niño al sol, desnudo.
  • Es necesario entibiar el aceite previamente y tener en cuenta que se debe dejar de lado todo aceite mineral para usar únicamente aceite naturales.
  • Como dato interesante os comento que en la India, aplican aceite de mostaza en invierno y en verano el aceite de coco.
  • Siguiente aspecto importante a considerar es que el niño debe estar en ayunas. Con esto me refiero a que el masaje no se dará inmediatamente después de haber tomado la teta o el biberón.
  • Después del masaje seguirá el baño, que complementará el efecto de relajamiento profundo y librará a la piel del exceso de cuerpos grasos no absorbidos.
  • El masaje se dará por la mañana y puede repetirse por la tarde, antes del sueño.
  • Finalmente como punto esencial, la mujer debe estar sentada en el piso con las piernas extendidas, espalda bien derecha, hombros distendidos.
  • Dar el masaje sobre una mesa, con la mujer de pie o sentada en una silla, es perder el significado profundo y no beneficiará al peque.

Ahora te explicare los pasos a seguir y las posiciones:

Google.com
Google.com
  • Es importante que tengas el aceite tibio cerca de ti, lo puedes colocar en un recipiente pequeño.
  • Sobre tus piernas coloca una toalla y debajo de esta una tela impermeable. Es muy probable que la profunda distensión que proporciona el masaje y el bienestar que pronto experimentará el bebé provocará con frecuencia, que vacíe su vejiga.
  • No olvides hablar con tu bebé todo el tiempo que dure el masaje, pero no literalmente, con palabras. Tienes que aprender a comunicarte de otra manera, con los ojos y las manos.
  • Tienes que usar ropa cómoda y en cuanto te sientas preparada coloca el cuerpecito del bebé directamente sobre tus piernas.
  1. La mano: Ahora vas a masajear la manita con los pulgares yendo desde la base de la mano hacia los dedos. Después repetimos todo pero en el otro bracito y sobre el otro costado.
  2. Los brazos: Toma suavemente con la mano izquierda la mano de tu chiquitín para extenderle el bracito y con la mano derecha tomas su hombro. Así tus dedos índice y pulgar (los otros siguen en su posición natural) formarán un pequeño brazalete, que subirás lentamente por el brazo del niño, repitiéndolo en varias ocasiones.Por último tus manos van a trabajar juntas pero en sentido opuesto.
  3. El pecho: Coloca las manos sobre el pecho del niño y sepáralas, intentando de algún modo seguir la dirección de las costillas. Como si se quisiera alisar bien las páginas, de esta manera tus manos trabajan juntas; pero en dirección opuesta. Presta atención al fin del movimiento: la mano con su borde externo (la parte de la mano que sigue después del dedo meñique) llega a deslizarse sobre el cuello.
  4.  El vientre: Aquí tus manos trabajan una después de la otra. Partiendo desde la base del pecho, desde la doceava costilla. Trae las manos, una después de otra, hacia ti. Ahora tu mano izquierda toma los pies del bebé y mantienes sus piernas alargadas y verticales. Con el antebrazo, continuando el mismo movimiento de arriba abajo, continua masajeando el vientre.
  5.  Las piernas: Tendrás que hacer exactamente los mismo que con los brazos, es decir, formando pequeños brazaletes, se enganchan en el muslo y sube uno después del otro a lo largo del miembro hacia el pie del bebé. Después en sentido opuesto desde la base de la pierna, haciendo un movimiento de torsión, como si exprimieras.
  6.  Espalda: Este paso se divide en tres tiempos. En el primero lo colocas boca abajo, sobre el vientre. Coloca las manos sobre la espalda del niño a la altura de los hombros y tus manos trabajan planas. Se desplazan, con lentitud, una después de la otra cruzándose (transversalmente). De modo que, habiendo salido de la región de los omóplatos, te encontrarás masajeando sucesivamente la base de la espalda, los riñones y después las nalguitas. Y de la misma manera tu manos suben en sentido opuesto.

En el segundo tiempo solamente trabaja tu mano izquierda, que tiene que recorrer la espalda descendiendo desde la nuca hasta las nalgas, como una ola. Es importante aclarar que no es una caricia, se tiene que aplicar fuerza y hacerlo con extrema lentitud. La mano derecha tiene que detener el culito reteniéndolo firmemente.Por último, en el tercer tiempo hacemos lo mismo que en el pasado pero tu mano izquierda continua recorriendo de manera que llegues hasta los talones, después subes y vuelves a bajar completamente. La mano derecha sostiene las piernas.

7. La cara:

A)Comienza por masajear la frente, partiendo del medio y desplazando hacia los costados, bordeando la parte superior de las cejas; después vuelve al medio y regresa al inicio.

B)La base de la nariz: Tus pulgares trepan desde la base de la nariz del niño, a uno y otro lado. Después bajan y vuelven a subir.

C) Las comisuras de la nariz: Aplica los pulgares sobre los ojos cerrados de tu bebé, la presión tiene que ser muy ligera y si los ojos están abiertos ciérralos suavemente con los pulgares. Partiendo desde ese punto tus pulgares descienden, dirigiéndose hacia las comisuras (puntos de unión, labios) de la boca.

   8. Los dos brazos: Toma las dos manos del niño y haz que los brazos se crucen sobre el pecho, después los vuelves a abrir y luego los cierras. Los abres, los cierras…

   9. Un brazo, una pierna: Toma un pie del bebé y la mano del costado opuesto, haciendo que el brazo y la pierna se crucen. Esto quiere decir que el pie del bebé llega a tocar el hombro opuesto, mientras que la mano toca la nalga del otro costado. Intenta repetirlo de 2 a 3 veces por lado.

  10. Padmasana: Esta posición es conocida como el loto. Toma los dos pies del bebé y haz que ambas piernecitas se crucen, llevándolas hacia el vientre. Después a la inversa, “abre”, extendiendo y separando las piernas llevándolas hacia el vientre. Intenta repetir este último ejercicio 3 veces.

  • Al hacer que los brazos se crucen sobre el pecho, logras que el bebé libere toda la tensión que pueda tener en la espalda.
  • Al cruzar un brazo con una pierna haciendo que de cierta forma se enfrenten un hombro y la cadera opuesta, haces que la columna vertebral se incline y tuerza sobre su eje lo que libera tensión.
  • Al hacer que las piernas se crucen en el vientre en Padmasan, provocas la apertura y el relajamiento de las articulaciones de la pelvis.

Terminando el masaje es el momento perfecto para el baño. No se trata de limpieza, sino de aumentar el bienestar de completa liberación. Dejarlo flotar, debes sostenerlo ligeramente de manera que nada de ti se interponga entre el bebé y el agua.

Fuentes:

Mª Teresa Hernández Meseguer. Terapeuta Ocupacional.

-http://www.medicinaayurveda.org/shantala/.

-Atenpocare.com

Terapia Ocupacional y Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)

Terapia Ocupacional y ELA

Google.com
Google.com

La Terapia Ocupacional supone el tratamiento y adiestramiento del paciente de modo que alcance su máxima capacidad para realizar una vida lo más normal e independiente posible desde el punto de vista físico, psíquico, social y laboral, optimizando la capacidad del paciente, minimizando sus déficit y teniendo en cuenta su forma de vida y el entorno socio-familiar que le rodea.

En el tratamiento de la persona afectada por la enfermedad es conveniente la participación de un equipo multidisciplinar en el que se encuentren el neurólogo, rehabilitador, fisioterapeuta, logopeda, terapeuta ocupacional, dietista, neumólogo, digestivo, personal de enfermería, psicólogo y asistente social. Cada persona afectada es única y las mismas lesiones evolucionan de manera diferente de una persona a otra, por lo que es necesario un tratamiento individualizado, revisado y adaptado periódicamente.

Los objetivos generales que debería perseguir un programa de rehabilitación son los siguientes:

  • Educación sanitaria.
  • Prevenir deformidades.
  • Uso sensato de la energía.
  • Normalizar el tono muscular.
  • Mantener los mecanismos posturales normales.
  • Mejorar la coordinación, equilibrio y estimular la marcha.
  • Mantener la amplitud articular.
  • Estimular toda experiencia sensitiva.
  • Ergonomía postural en cada fase de la enfermedad (la ergonomía es el estudio de datos biológicos y tecnológicos aplicados a problemas de mutua adaptación entre el hombre y la máquina).
  • Integrar los ejercicios en AVD (Asistencia Ventilatoria Domiciliaria).
  • Apoyo psicológico.

Los procedimientos de rehabilitación serán diferentes dependiendo de la etapa de la enfermedad y las limitaciones de la persona.

Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)

En nuestro sistema nervioso se encuentran un tipo de neuronas que se denominan neuronas motoras o motoneuronas. Van desde el cerebro hasta la médula espinal (motoneuronas centrales) y desde la médula hacia los músculos (motoneuronas periféricas). Su función es la de transmitir las señales y las órdenes del cerebro a los músculos. Para poder mover la mano, el cerebro envía señales eléctricas a través de las motoneuronas, que son los vehículos de transmisión de los mensajes, los músculos los recibirán y se moverá la mano. Cuando esta transmisión es interrumpida por cualquier circunstancia, el músculo no responde y sin esta estimulación se atrofian (el término atrofia se refiere a una disminución del volumen y peso de un órgano que conduce a su falta de funcionalidad).

La Esclerosis Lateral Amiatrófica (ELA) es una enfermedad degenerativa (degeneración de las células nerviosas) de origen desconocido que afecta tanto a la primera motoneurona como a la segunda que provoca debilidad progresiva del músculo y da como resultado parálisis.

Se conocen tres tipos de ELA:

  • Esporádica: es la forma más frecuente, representando aproximadamente el 90% de los casos. La enfermedad se produce de manera aleatoria (por azar), sin ninguna causa conocida y sin que haya otras personas de la familia afectada.
  • Familiar: la enfermedad parece que tiene un componente hereditario.
  • Territorial o Guameña: por observarse una frecuencia de la enfermedad (incidencia) extremadamente elevada en Guam (Pacífico).

Causas

La causa de la enfermedad es desconocida pero se barajan diversos mecanismos o factores que pueden producirla; de todas maneras, el origen puede no ser único, sino una combinación de varios factores. Los principales son:

Mecanismos Genéticos:

Un 10% de los casos de ELA son de origen hereditarios: ELA familiar. Se considera que en este caso la herencia es autosómica (no ligado al sexo) dominante, por lo que si un padre tiene ELA sus hijos tienen un 50% de heredar el gen, pero no todas las personas con el gen defectuoso desarrollarán la enfermedad.

El 20% de los pacientes con ELA familiar presentan mutaciones en un cromosoma (21q 22.1-22.2) que codifica una enzima que se denomina súper óxido dismutasa Cu-Zn (SOD-1).

Cualquier investigación sobre genes o sustancias implicadas en el desarrollo de la enfermedad puede servir para el desarrollo de nuevas alternativas de tratamiento.

Alteraciones en el Metabolismo

Hay un aminoácido esencial que resulta imprescindible para la transmisión del impulso nervioso, que es el Glutamato, que en cantidades excesivas puede dañar a las motoneuronas. Un nivel elevado de Glutamato provoca una entrada excesiva de calcio al interior de la célula, interrumpiendo muchas funciones celulares. En la ELA hay una alteración en el metabolismo del Glutamato.

Radicales Libres

Todas las células liberan metabolitos tóxicos en forma de radicales libres, que es una forma de destruir oxígeno que también puede ser utilizado por la célula, bajo circunstancias normales, para luchar contra la enfermedad. Sin embargo, una superproducción de radicales libres puede dar lugar a daño y muerte celular. Se ha postulado que las mutaciones en el gen Sod – 1 pueden provocar una producción excesiva de radicales libres y la destrucción de la neurona.

Hipótesis Inmunológica

Hasta el momento hay muy poca evidencia de la influencia del sistema inmune en la enfermedad; sin embargo, el sistema nervioso posee su propia capacidad para provocar una respuesta inmunitaria a la lesión de las neuronas. La respuesta puede ser reparadora eliminando las células dañadas o inducir un daño adicional.

Existen grupos de investigadores que consideran que en la ELA, al igual que en otras enfermedades degenerativas del sistema nervioso como el Parkinson o el Alzheimer, hay una importante respuesta local inmunitaria.

Deficiencia del Factor Neurotrófico

Son factores importantes para el crecimiento y mantenimiento de las células motoras en humanos y se ha visto en roedores que aumentaba la supervivencia de estas células. Se han hecho varias tentativas para determinar si los factores neurotróficos pueden retardar el índice de progresión de la enfermedad. Los primeros ensayos clínicos con distintos factores neurotróficos (CNTF, BDNF) no demostraron ninguna alteración en la evolución de la ELA, pero puede ser debido a que estos factores no pudieran llegar a las motoneuronas dañadas.

Alteración del Metabolismo de los Neurofilamentos

Los neurofilamentos son las proteínas responsables de mantener la estructura de la neurona, por lo que una alteración en su metabolismo podría dar lugar a la enfermedad.

Epidemiología

La epidemiología es la ciencia que estudia los patrones de la enfermedad a nivel de variaciones geográficas, demográficas, estado socioeconómico, genética, edad y causas infecciosas. Los epidemiólogos estudian la relación entre estos factores así como los patrones de migración y contribuyen a un mayor conocimiento de la enfermedad.

Cada año unos 900 nuevos casos son diagnosticados en España. Unos 4.000 españoles padecen ahora la enfermedad.

La enfermedad se da en todas las razas y a nivel de sexo, se da con mayor frecuencia en el hombre, pero la diferencia no es muy significativa.

Con respecto a los datos estadísticos más importantes podemos destacar:

  • Se da más en hombres(tres hombres por cada dos mujeres).
  • Pasados los sesenta años, la proporción hombre mujer es la misma.
  • La edad media de inicio son los 55 años.
  • El 80% de los casos comienzan entre las edades de 40 a 70 años.

Síntomas

La enfermedad suele desarrollarse hacia los 60 años y es menos frecuente antes de los 40 años. Tiene un curso generalmente lento aunque esto depende de la zona del sistema nervioso en la que se inicie la afectación degenerativa.

Al comienzo de la enfermedad son frecuentes los calambres musculares, fundamentalmente por la noche, en la que los músculos tienen tendencia a contraerse espontáneamente.

La característica más sobresaliente es la debilidad progresiva en una persona que presenta atrofia muscular con hiperreflexia (exageración de los reflejos), fasciculaciones (movimientos finos o crispación muscular de una pequeña área de músculo) y calambres musculares y no se encuentra alterada la sensibilidad (ausencia de síntomas sensitivos).

Los síntomas son variables en cada persona afectada.

Suele comenzar con

  • Sensación de cansancio general.
  • Pequeños temblores muscularesbajo la piel (fasciculaciones); calambres.
  • Torpeza en alguna extremidad.
  • Hiperreflexia (exageración de los reflejos).

Evolución

Las manos y los pies son las partes del cuerpo que antes suelen afectarse, por la debilidad muscular por lo que aparecen:

  • Dificultades al andar.
  • Dificultades en otras actividades cotidianas: lavarse, vestirse, etc.
  • La parálisis puede extenderse a los músculos del cuello y tronco.
  • Problemas al tragar (disfagia).
  • Problemas al masticar.
  • Problemas al respirar.

Cuando se ven afectados los nervios que controlan los músculos del habla (fonatorios) se produce una voz de tipo nasal que en ocasiones es el primer síntoma de la enfermedad.

Puede haber espasticidad generalizada provocando risas y llantos inapropiados, que son parte de la enfermedad y no una alteración mental.

La Esclerosis Lateral Amiotrófica sólo ataca a las células motoras, por lo que los sentidos no se ven afectados:

  • No hay alteración de la vista, olfato, gusto y tacto.
  • No hay alteración de los esfínteres de la vejiga o el recto.
  • No hay alteración de los músculos de los ojos.
  • Permanecen intactas las funciones musculares automáticas como el corazón y los intestinos.
  • La función sexual no se ve afectada.
  • La enfermedad por sí misma no produce dolor.
  • Hay que tener en cuenta que las funciones mentales no se ven alteradas.

Se distinguen tres formas clínicas:

  • Común: suele iniciarse de forma asimétrica por una extremidad superior.
  • Pseudopolineurítica: se inicia por las extremidades inferiores también de forma asimétrica y va progresando de forma ascendente lentamente.
  • Bulbar: evolución más rápida y prácticamente desde el principio hay disfasia (dificultades en el habla), disfagia (dificultades para tragar), salivación excesiva y aumento de las mucosidades.

Fuentes:

-Mª Teresa Hernández Meseguer. Terapeuta Ocupacional

-www.salud.discapnet.es

-Medlineplus.com

TERAPIA OCUPACIONAL Y PARÁLISIS CEREBRAL (PC)

TERAPIA OCUPACIONAL Y PCI

Google.com
Google.com

Los niños pueden recibir evaluaciones especializadas por terapeutas ocupacionales para ayudar a determinar el pronóstico o la necesidad de tratamiento. Estas evaluaciones pueden ser realizadas en una clínica, hospital, programa de intervención temprana o en una escuela. Algunas terapias se centran en las habilidades motoras gruesas y finas, algunas se centran en las actividades de la vida diaria, algunos de comunicación y otros en el desarrollo de actividades recreativas o vocación. Evaluaciones e intervenciones se centrarán en la amplitud de movimiento, la fuerza, el control motor, el equilibrio, la coordinación, las habilidades funcionales, la resistencia y la movilidad, incluyendo caminar (marcha). Después del tratamiento médico o quirúrgico, la terapia  ocupacional puede mejorar la función motora y acelerar la recuperación. Esto puede incluir la enseñanza de métodos para transferir dentro y fuera de la cama, el uso de equipos tales como aparatos ortopédicos, férulas, sillas de ruedas, andadores y ejercicios para estirar, fortalecer y mejorar la función. Programas de terapia ocupacional  pueden ser recomendados para optimizar la comunicación y la alimentación.

Cuando los niños crecen, el enfoque de la terapia cambia. Por ejemplo:

Los niños con parálisis cerebral se retrasan en la adquisición de habilidades motoras en diversos grados, pero por lo general alcanzan su máximo potencial para la movilidad independiente de los 6 años. El objetivo de los cambios de terapia del desarrollo de las habilidades motoras para la promoción de la salud y el logro de la independencia, con las necesarias adaptaciones.

Terapia intensiva a corto plazo se usa a menudo para tratar temas específicos como la recuperación de la cirugía, el cuidado y el uso de la tecnología.

Conforme los niños crecen y se desarrollan, se reduce la necesidad de terapia individual. Pueden llegar a ser más responsables de la realización de ejercicios individuales y actividades para avanzar hacia sus objetivos. Los terapeutas pueden diseñar un programa en el hogar o en la escuela incorporación de la educación, la recreación, la inclusión social y la participación en actividades extracurriculares (por ejemplo, el atletismo). Cuando sea posible, las actividades deben ser agradables y sentar las bases para la salud de toda la vida, la función y la participación. Es importante darse cuenta de que el terapeuta debe ser considerado un “coach” y el continuó trabajo en el hogar dará lugar a un mejor resultado.

Durante los individuos maduran, se pueden requerir los servicios de apoyo, como los servicios de asistencia personal, formación educativa y profesional, servicios de vida independiente, asesoramiento, transporte, programas de recreación y oportunidades de empleo, todos esenciales para el adulto en desarrollo.

Las personas con parálisis cerebral pueden ir a la escuela, tener empleo, casarse, formar una familia y vivir en sus propias casas. La mayoría de las personas con parálisis cerebral necesitan la oportunidad de independencia y la plena inclusión en la sociedad.

Los terapeutas ocupacionales se centran en el desarrollo de la motricidad fina y en la optimización de la función superior del cuerpo y mejorar la postura. Un terapeuta ocupacional ayuda al niño a dominar las actividades básicas de la vida diaria, como comer, vestirse y usar el baño solo. El refuerzo de este tipo de independencia aumenta la autoconfianza y la autoestima, y también ayuda a reducir la demanda de los padres y cuidadores. También pueden abordar las dificultades con la alimentación y la deglución. Ellos usarán el ejercicio, la práctica facilitada, estrategias alternativas y equipo de adaptación para promover la independencia.

PARALISIS CEREBRAL

Se define como un trastorno neuromotor no progresivo debido a una lesión o una anomalía del desarrollo del cerebro inmaduro. La Parálisis Cerebral no permite o dificulta los mensajes enviados por el cerebro hacia los músculos, dificultando el movimiento de éstos. Es un concepto enormemente ambiguo ya que aunque sea un trastorno motor también lleva asociados otros de tipo sensorial, perceptivo y psicológico. La Parálisis Cerebral no es progresiva, lo que significa que no se agravará cuando el niño sea más mayor, pero algunos problemas se pueden hacer más evidentes.

Existen muchos tipos. Las vamos a clasificar siguiendo cuatro criterios:

Según el tipo:

  • Espasticidad (Espásticos): aumento exagerado del tono muscular (hipertonía), por lo que hay movimientos exagerados y poco coordinados. Afecta al 70-80% de los pacientes.
  • Atetosis (Atetósicos): se pasa de hipertonía a hipotonía, por lo que hay movimientos incoordinados, lentos, no controlables. Estos movimientos afectan a las manos, los pies, los brazos o las piernas y en algunos casos los músculos de la cara y la lengua, lo que provoca hacer muecas o babear. Los movimientos aumentan a menudo con el estrés emocional y desaparecen mientras se duerme. Pueden tener problemas para coordinar los movimientos musculares necesarios para el habla (disartria).
  • Ataxia: sentido defectuoso de la marcha y descoordinación motora tanto fina como gruesa. Es una forma rara en la que las personas afectadas caminan inestablemente, poniendo los pies muy separados uno del otro
  • Mixto: es lo más frecuente, manifiestan diferentes características de los anteriores tipos. La combinación más frecuente es la de espasticidad y movimientos atetoides.

Según el tono:

  • Isotónico: tono normal.
  • Hipertónico: aumento del tono.
  • Hipotónico: tono disminuido.
  • Variable.

Según la parte del cuerpo afectada:

  • Hemiplejía o Hemiparesia: se encuentra afectada uno de los dos lados del cuerpo.
  • Diplejía o diparesia: la mitad inferior está más afectada que la superior.
  • Cuadriplejía o cuadriparesia: los cuatro miembros están paralizados.
  • Paraplejía o Paraparesia: afectación de los miembros inferiores.
  • Monoplejía o monoparesia: se encuentra afectado un sólo miembro.
  • Triplejía o triparesia: se encuentran afectados tres miembros.

Según el grado de afectación:

  • Grave: no hay prácticamente autonomía.
  • Moderada: tiene autonomía o necesita alguna ayuda asistente.
  • Leve: tiene total autonomía.

Es muy difícil que un paralítico cerebral pueda encuadrarse de forma clara en un tipo clasificatorio.

Causas

La Parálisis Cerebral no es una sola enfermedad con una sola causa, sino un grupo de trastornos relacionados entre sí que tienen causas diferentes

Muchos de los casos de Parálisis Cerebral no tienen una causa conocida. El trastorno se produce ante un desarrollo anormal o un daño en las regiones cerebrales que controlan la función motora.

Se puede producir en el periodo prenatal, perinatal o postnatal (cinco primeros años de vida).

Hay niños con mayor riesgo de padecer una Parálisis Cerebral:

  • Los niños prematuros o que tienen un peso bajo al nacer. El riesgo es más alto entre los niños que nacieron con menos de 2500 gr. y entre los niños nacidos con menos de 37 semanas de gestación.
  • Los bebés de madres que sufrieron hemorragia vaginal durante el embarazo y presencia de excesivas proteínas en la orina.
  • Los bebés de madres que tuvieron un parto muy difícil, sobre todo en casos de presentación de nalgas. Problemas respiratorios o vasculares en el bebe durante el parto pueden causar daño permanente en el cerebro.
  • Los bebés que expulsan meconio, lo que significa que estaban formando heces dentro del útero.
  • Malformaciones congénitas en lugares diferentes del sistema nervioso.
  • Baja puntuación Apgar. La puntuación Apgar es una evaluación numérica que refleja la condición del recién nacido. Para ello, los médicos periódicamente verifican la frecuencia cardiaca del niño, la respiración, el tono muscular, los reflejos y el color de la piel durante los primeros minutos después del parto. Los médicos asignan puntos y cuanto más alta sea la puntuación más normal es el estado del niño. Una baja puntuación después de 20 minutos tras el parto es una importante señal de posibles problemas.
  • Partos múltiples. Gemelos, trillizos u otros partos múltiples se asocian a un riesgo más alto de Parálisis Cerebral.
  • Hipertiroidismo maternal o retraso mental. Es un poco más probable que las madres con alguna de estas condiciones tengan niños con Parálisis Cerebral.

Es importante conocer estas señales de advertencia, ya que ayuda a los médicos a mantener una estrecha vigilancia, pero los padres no deben alarmarse si su hijo presenta unos o más de estos factores de riesgo, ya que en la gran mayoría de las ocasiones no tienen y no desarrollan Parálisis Cerebral.

Síntomas

Los primeros síntomas comienzan antes de los tres años de edad y suele manifestarse porque al niño le cuesta más trabajo voltearse, sentarse, gatear, sonreír o caminar. Los síntomas varían de una persona a otra, pueden ser tan leves que apenas se perciban o tan importantes que le imposibilite levantarse de la cama. Algunas personas pueden tener trastornos médicos asociados como convulsiones o retraso mental, pero no siempre ocasiona graves impedimentos.

Los síntomas más importantes son las alteraciones del tono muscular y el movimiento, pero se pueden asociar otras manifestaciones:

  • Problemas visuales y auditivos.
  • Dificultades en el habla y el lenguaje.
  • Alteraciones perceptivas:
    • Agnosias: Alteración del reconocimiento de los estímulos sensoriales.
    • Apraxias: Pérdida de la facultad de realizar movimientos coordinados para un fin determinado o pérdida de la comprensión del uso de los objetos ordinarios, lo que da lugar a comportamientos absurdos. Incapacidad para realizar movimientos útiles.
  • Distractibilidad.
  • Diskinesia: dificultad en los movimientos voluntarios.

Las contracturas musculares que se asocian con la Parálisis Cerebral con lleva que sea imposible que la articulación se mueva, pero también puede ocurrir que exista una falta de tono muscular, por lo que las articulaciones pueden dislocarse ya que los músculos no las estabilizan.

Fuentes:

-Mª Teresa Hernández Meseguer. Terapeuta Ocupacional.

-www.mychildwithoutlimits.org

-Medlineplus.com

Autismo y Terapia Ocupacional

Google.com
Google.com

¿Cómo puede ayudar un terapeuta ocupacional?

El terapeuta ocupacional evalúa al niño determinando si cumple con sus tareas adecuadamente en relación a su edad, como vestirse y diferentes habilidades más e interviene ayudando al niño a que facilite una respuesta adecuada en cuanto la información que recibe a través de sus sentidos, mediante actividades de desarrollo, integración sensorial y proponiéndole juegos educativos y de comunicación.

¿Cómo pueden ayudar los padres y familiares de un niño que padece el trastorno?

Las familias con un niño autista suelen padecer altos niveles de estrés por los cambios constantes de comportamiento, agravado todo ello por el enorme gasto que implica luchar contra el trastorno. Sería pues beneficioso tanto emocional como de todo tipo integrarse en un grupo de personas con los mismos problemas.

Colaborar con el terapeuta ocupacional y otros profesionales de la medicina y educacionales con el objetivo de estimular los logros del niño, tanto en el terreno de habilidades sociales como en sus tareas cotidianas.

¿Qué es el autismo?

El autismo se define como un conjunto de trastornos complejos del desarrollo neurológico, caracterizado por dificultades en las relaciones sociales, alteraciones de la capacidad de comunicación, y patrones de conducta estereotipados, restringidos y repetitivos.

El autismo es el más conocido de los trastornos generalizados del desarrollo (TGD), que por este motivo también se denominan trastornos del espectro autista (TEA), y son considerados trastornos neuropsiquiátricos que presentan una gran variedad de manifestaciones clínicas y causas orgánicas, y afectan de forma diversa y con distinto grado de intensidad a cada individuo; esto significa que dos personas con el mismo diagnóstico pueden comportarse de diferente manera y tener aptitudes distintas.

Se considera que la incidencia de autismo a nivel mundial es de tres a seis niños de cada 1.000, existiendo cuatro veces más probabilidades de aparición en los varones que en las mujeres, sin distinción entre razas, nivel socioeconómico o área geográfica.

Los trastornos generalizados del desarrollo (TGD), entre los que se encuentra el autismo, se caracterizan porque los afectados tienen dificultades para desenvolverse en diversas áreas: la comunicación (verbal y no verbal), la interacción social, y la realización de actividades, que se ve limitada en número y presenta un patrón repetitivo y monótono.

El Manual Estadístico y Diagnóstico de Trastornos Mentales (DSM) en su última revisión, DSM-IV, incluye cinco trastornos bajo la categoría de los Trastornos Generalizados del desarrollo: trastorno autista, síndrome de Asperger, síndrome de Rett, trastorno de desintegración infantil, y trastorno generalizado del desarrollo no especificado.

El diagnóstico diferencial entre los diversos trastornos se establece atendiendo aspectos como el grado de desarrollo del lenguaje, la edad en que aparecieron los primeros síntomas y la severidad del trastorno. No existen pruebas médicas específicas que determinen de qué trastorno se trata y, por lo tanto, el diagnóstico se basa en la observación de las manifestaciones clínicas y entrevistas con el paciente y su familia.

Síndrome de Asperger: forma bastante leve de autismo en la cual los pacientes no son capaces de interpretar los estados emocionales ajenos (carecen de empatía). Estas personas son incapaces de relacionar la información facilitada por el entorno y el lenguaje corporal de las personas acerca de los estados cognitivos y emocionales de estas.

Síndrome de Rett: trastorno cognitivo raro (afecta aproximadamente a 1 de cada 10.000 personas, principalmente del sexo femenino) que se manifiesta durante el segundo año de vida, o en un plazo no superior a los 4 primeros años de vida. Se caracteriza por la aparición de graves retrasos en el proceso de adquisición del lenguaje y de la coordinación motriz. En un porcentaje alto de los pacientes se asocia con retraso mental grave o leve. El proceso de deterioro cognitivo es persistente y progresivo.

Síntomas:

Su interacción social es deficiente: suele ser detectada inicialmente por las personas más cercanas al bebé, cuando observan que éste se muestra indiferente a su entorno o presenta periodos prolongados de enfoque de la atención en un objeto o persona en concreto, aislándose del resto. Esta alteración puede aparecer desde el mismo momento del nacimiento o desarrollarse pasado un cierto tiempo. No suelen responder a la verbalización de su nombre y, en un gran número de ocasiones, evitan de forma manifiesta el contacto visual con las personas de su entorno.

Carecen de empatía: los pacientes presentan dificultades para interpretar la situación emocional de las personas de su entorno, así como de sus pensamientos, al ser incapaces de entender las pautas sociales, como pueden ser el tono de voz o las expresiones faciales. A esta situación se añade que, por lo general, estas personas no centran su atención en la cara de los demás y, por lo tanto, tampoco son capaces de ver y aprender las pautas de conducta adecuadas.

Tienen dificultades para comunicarse (comunicación verbal y no-verbal). Algunos individuos no llegan a desarrollar ningún tipo de lenguaje, no hablan ni son capaces de comunicarse con expresiones o gestos; otros sí hablan, pero la forma y el contenido de su discurso no es adecuado, y tienden a repetir palabras o frases o a ignorar a su interlocutor.

Realizan movimientos estereotipados y repetitivos: tales como mecerse, dar vueltas de forma compulsiva, etc también puede ser un síntoma del autismo. En determinados casos los sujetos incluso desarrollan conductas autolesivas como morderse o golpearse la cabeza. Con frecuencia tienen problemas para asimilar cualquier cambio en su entorno, y salir de la rutina o del ambiente conocido les produce ansiedad.

Incapacidad de autoreconocimiento: en ocasiones se autodenominan en tercera persona, por su nombre propio, en lugar de en primera persona con “yo” o “mi”.

Capacidad de juego social alterado: son niños que no saben, o no son capaces, de desarrollar juegos que supongan interacción con otros niños. Además, su capacidad imaginativa es muy limitada por lo que no pueden participar en juegos de simulación.

Otros síntomas asociados que pueden presentar los pacientes son ansiedad, trastornos del sueño, alteraciones gastrointestinales, crisis violentas, retraso mental…

Los síntomas del autismo pueden variar significativamente, no sólo de una persona a otra, sino en el mismo paciente con el transcurso del tiempo.

DESARROLLO DEL NIÑO AUTISTA:

Desarrollo Motor.

El niño autista consigue los logros motrices principales casi a la misma edad que el niño normal, aunque puede existir un ligero retraso.  Sin embargo, determinados aspectos de la conducta motriz son anormales, tienden a repetir un determinado movimiento una y otra vez. Los niños autistas pueden permanecer retorciendo sus manos frente a sus ojos, o pueden dar vueltas y más vueltas durante mucho tiempo, sin mostrarse aparentemente mareados, como también pueden balancearse hacia delante y hacia atrás desde un pie al otro  o autolesionarse.

Éstos niños prestan poco o ninguna atención a la estimulación externa, pareciendo preferir la estimulación repetitiva que ellos mismos se proporcionan.

Desarrollo perceptivo.

La reacción del niño autista a su experiencia sensorial es frecuentemente extraña. A veces, actúa como si no experimentara los ruidos, pudiera ver, percibir olores y sentir el contacto de otras personas o cosas que le tocan. En otros momentos mostrará que sus sentidos funcionan, se dará vuelta al oír crujir un papel o mirara fijamente una lampara encendida. Por otro lado, parecen no ser conscientes de sucesos que resultarían bastantes aterradores para un niño normal. Ésta  atención selectiva que presta el niño autista a su ambiente ha sido  confirmada experimentalmente.

La mayoría de las experiencias que parecen resultar atractivas para un niño autista son de tipo repetitivo. La mayoría de las cosas que parece ignorar un niño autista requieren haber extraído un significado de experiencia pasadas y ser utilizadas en la situación actual. El niño autista frecuentemente  se comporta con su pudiera interpretar sus experiencias por separado. En otras ocasiones reconocen objetos cotidianos y tienen para él un sentido, también pueden aprender algo sobre los sitios.

El algunas ocasiones, parece que el niño autista está dando un significado a sus experiencias, aunque en otras muchas circunstancias se comporta de manera que sugiere que está respondiendo exclusivamente a la sensación.

El niño autista posee  buen rendimiento en las pruebas que requieren  habilidades visual-espaciales concretas .

Desarrollo Cognitivo

La mayoría de los niños autistas presentan un retardo intelectual, por debajo de 50.

Una de la principales dificultades que tienen se refiere a no aprovechar sus experiencias y utilizar las anteriores para comprender la situación actual y prever futuras experiencias. Parecen ser incapaces de planificar y organizar sus conductas.

Frecuentemente, parecen quedar fascinados por los diseños regulares de los objetos. Coleccionaran  y ordenaran los objetos que encuentren de manera extremadamente sistemática y repetitiva. Realizaran colecciones de objetos como piedras y hojas y llegan a perturbarse bastante si sus arreglos se alteran. Parece que no coleccionan objetos por ninguna razón aparente. Son dados a manejar  objetos cuidadosamente, mirándolos de cerca, dándoles vueltas, oliéndolos y lamiéndolos, como si lo que fuera crucial fueran las sensaciones que reciben de éstos objetos más que la utilidad del objeto en sí.

Desarrollo social

Los niños autistas están especialmente incapacitados en su interacción con otras personas.

Éstos niños tienden a no mantenerse cerca de sus padres y también incluso pueden no mostrar algún tipo de reconocimiento cuando su padre regresa después de haber estado ausente. Parece que no utilizan a sus padres para su seguridad, aunque les encanta el juego duro y con mucha movilidad. Una de las características de su comportamiento es su falta de búsqueda del contacto corporal como fuente de seguridad aunque, bajo determinadas circunstancias, los niños autistas interactúan  con otras personas.

La explicación de su comportamiento social no es fácil, ya que a veces aparenta ser un fracaso para diferenciar entre personas y objetos y otras veces demuestra una conciencia de alguna de las cosas que diferencia a personas de objetos. Por ejemplo, demuestran una conciencia de que su pensamiento es un pensamiento de ellos mismos, es decir,  que no comprenden la perspectiva de otros cuando ésta difiere de la suya propia.

De manera distinta a los niños con otro tipo de déficit, el niño autista muestra pocas señales de darse cuenta de su  déficit, sin embargo, los adultos autistas más capacitados pueden ser conscientes de algunos de los problemas que su déficit les causa en situaciones sociales, aun parecen no ser consciente de algunas de sus conductas por extrañas que puedan resultar, por ejemplo desvestirse totalmente en la calle.

Fuentes:

Mª Teresa Hernández Meseguer, Terapeuta Ocupacional

-Terapiaocupacional.org

-Medlineplus.com

Esclerosis Múltiple y Terapia Ocupacional

Google.com
Google.com

Muchos de los pacientes con esclerosis múltiple, en mayor o menor grado tienen problemas en la realización de actividades cotidianas, debido a la fatiga, temblor, espasticidad, etc…

En este sentido, la labor de la Terapia Ocupacional consiste en conseguir la máxima independencia en las actividades de la vida diaria, enseñando, dando consejo y realizando adaptaciones funcionales de acuerdo a cada individuo.

Las personas con EM pueden tener dificultades para llevar a cabo las actividades de la vida cotidiana y mantener sus rutinas. La convivencia con los brotes y síntomas de la enfermedad o con las secuelas y lesiones producidas en el sistema nervioso central a lo largo de los años puede conllevar dificultades para que el afectado desarrolle sus ocupaciones y roles de forma satisfactoria. A veces, son necesarios cambios en el funcionamiento familiar para adaptarse a esta nueva situación y disminuir el impacto de la enfermedad.

Las personas con EM pueden sufrir dificultades muy variadas que hay que identificar de forma personal. Cuando estos obstáculos afectan al estilo de vida que el paciente quiere llevar a cabo, es recomendable acudir a un terapeuta ocupacional para encontrar una solución. El profesional ofrece un tratamiento personalizado y adecuado a las necesidades de cada afectado.

A continuación, se exponen las 5 dificultades que más a menudo se observan en la práctica clínica:

  • Dificultades para llevar a cabo las rutinas del día a día. Las personas con EM pueden encontrar complicaciones para mantener un ritmo constante a lo largo del día y durante varios días seguidos. Muchos afectados necesitan descansar a lo largo de la jornada, dejar la actividad que están realizando para otro momento, etc.
  • Dificultades para llevar a cabo actividades que se prolongan en el tiempo o que implican largos desplazamientos o largos ratos de pie y sin descanso: cenar fuera con los amigos, pasar el día fuera de casa, ir de compras a un centro comercial, visitar un museo, etc.
  • Dificultades para realizar dos actividades a la vez. Por ejemplo, cortar verdura mientras se cuecen alimentos al fuego, hablar por teléfono mientras se cocina, mantener una conversación mientras se pasea, etc.
  • Dificultades físicas para realizar tareas que requieren cambios posturales. Actividades como ponerse los pantalones, levantarse de la cama o entrar en la bañera pueden ser complicadas para las personas con EM. También pueden suponer dificultades aquellas actividades que implican motricidad fina, como abrocharse los botones, maquillarse o ponerse los pendientes. De la misma manera, tareas que exigen coordinación y desplazamientos, como poner la mesa o hacer la cama, pueden suponer grandes obstáculos para los pacientes de EM.
  • Dificultades para hacer actividades debido a las barreras arquitectónicas del entorno, como pueden ser las puertas estrechas, las escaleras en el domicilio o la falta de ascensor. Las estanterías excesivamente altas o bajas también pueden representar un hándicap para las personas con EM.

El objetivo general que se pretende conseguir a través del servicio de terapia ocupacional es la máxima independencia del usuario en las actividades de la vida diaria.

Para ello, se trabaja con unos objetivos específicos e individualizados, algunos de los cuales son:

  • Entrenamiento de las actividades de la vida diaria.
  • Aumentar/mantener rango articular, resistencia y fuerza de los miembros superiores.
  • Mejorar destreza manual y coordinación.
  • Mejorar capacidades sensitivas.
  • Mejorar/mantener el equilibrio en la realización de las actividades de la vida diaria tanto en sedestación como en bipedestación.
  • Asesorar sobre técnicas de ahorro energético, control de la fatiga.
  • Valorar, asesorar y entrenar en ayudas técnicas y adaptaciones del hogar o del puesto de trabajo.

Tipos de intervención

Entrenamiento en las actividades de la vida diaria. Las técnicas de intervención que se utilizan para tratar las limitaciones son técnicas de compensación para adaptarse a los deterioros que dificultan el desempeño, técnicas rehabilitadoras para restablecer las capacidades deterioradas y técnicas educativas para transferir el programa de actividades a la vida cotidiana.

Intervenciones para mejorar las habilidades y capacidades personales, entre ellas, técnicas de rehabilitación cognitivo-perceptivo, teorías y modelos de control motor y técnicas de conservación de energía para reducir el impacto de la fatiga.

Modificación del entorno y tecnología asistente. Informar y asesorar sobre adaptaciones y ayudas técnicas existentes, con el objetivo de potenciar la autonomía de las personas afectadas o simplificar las tareas de familiares o cuidadores.

Conservación de energía

Conjunto de técnicas de ahorro de energía que mejoran el desempeño y evitan un desgaste exagerado en la realización de las actividades de la vida diaria. Entre las pautas a seguir, destacan:

  • Incluir periodos de descanso en el día de al menos una hora de duración.
  • Organizar las tareas por orden de importancia.
  • Simplificar las actividades evitando movimientos y viajes innecesarios.
  • Cambiar la ubicación de elementos del entorno.
  • Realizar descansos en medio de actividades largas.
  • Adoptar posturas adecuadas durante la realización de actividades (Ergonomía).
  • Utilizar equipo adaptado, utensilios o dispositivos que ayudan a conservan la energía.

¿QUÉ ES LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE?

Es una enfermedad autoinmunitaria que afecta el cerebro y la médula espinal (sistema nervioso central).

La esclerosis múltiple (EM) afecta más a las mujeres que a los hombres. El trastorno se diagnostica con mayor frecuencia entre los 20 y 40 años de edad, pero se puede observar a cualquier edad.

La esclerosis múltiple es causada por el daño a la vaina de mielina, la cubierta protectora que rodea las neuronas. Cuando esta cubierta de los nervios se daña, los impulsos nerviosos disminuyen o se detienen.

El daño al nervio es causado por inflamación, la cual ocurre cuando las células inmunitarias del propio cuerpo atacan el sistema nervioso. Esto puede ocurrir a lo largo de cualquier área del cerebro, el nervio óptico o la médula espinal.

No se sabe exactamente qué causa la EM. El pensamiento más frecuente es que los culpables son un virus o un defecto genético, o ambos. Los factores ambientales también juegan un papel.

Usted es ligeramente más propenso a contraer esta enfermedad si tiene antecedentes familiares de EM o vive en una parte del mundo donde esta enfermedad es más común.

Síntomas

Los síntomas varían porque la localización y magnitud de cada ataque puede ser diferente. Los episodios pueden durar días, semanas o meses. Los ataques van seguidos de períodos de reducción o ausencia de los síntomas (remisiones). La fiebre, los baños calientes, la exposición al sol y el estrés pueden desencadenar o empeorar los ataques.

Es común que la enfermedad reaparezca (recaída). Sin embargo, puede continuar empeorando sin períodos de remisión.

Los nervios en cualquier parte del cerebro o la médula espinal pueden resultar dañados. Debido a esto, los síntomas de la esclerosis múltiple pueden aparecer en muchas partes del cuerpo.

  • Pérdida del equilibrio
  • Espasmos musculares
  • Entumecimiento o sensación anormal en cualquier área
  • Problemas para mover los brazos y las piernas
  • Problemas para caminar
  • Problemas con la coordinación y para hacer movimientos pequeños
  • Temblor en uno o ambos brazos o piernas
  • Debilidad en uno o ambos brazos o piernas

Tratamiento

No se conoce cura para la esclerosis múltiple hasta el momento, pero existen tratamientos que pueden retardar el progreso de la enfermedad. El objetivo del tratamiento es controlar los síntomas y ayudar a mantener una calidad de vida normal.

Los medicamentos con frecuencia se toman durante un tiempo prolongado y pueden abarcar:

  • Medicamentos para retrasar la enfermedad.
  • Esteroides para disminuir la gravedad de los ataques.
  • Medicamentos para controlar los síntomas como los espasmos musculares, los problemas urinarios, la fatiga o los problemas del estado de ánimo

Los medicamentos son más efectivos para la forma remitente-recurrente que para otras formas de EM.

Lo siguiente también puede servir para las personas con EM:

  • Fisioterapia, logopedia, terapia ocupacional y grupos de apoyo.
  • Dispositivos asistenciales, como sillas de ruedas, montacamas, sillas para baños, caminadores y barras en las paredes.
  • Un programa de ejercicio planificado a comienzos del trastorno.
  • Un estilo de vida saludable, con una buena nutrición y suficiente descanso y relajación.
  • Evitar la fatiga, el estrés, las temperaturas extremas y la enfermedad.
  • Cambios en lo que se come o bebe si hay problemas para deglutir.
  • Hacer cambios en la casa para prevenir caídas.
  • Trabajadores sociales u otros servicios de asesoría que lo ayuden a hacerle frente al trastorno y conseguir ayuda.
  • Vitamina D u otros suplementos (hable con el médico primero).
  • Métodos complementarios y alternativos, tales como acupresión o cannabis, para ayudar con los problemas musculares.

Fuentes:

-Mª Teresa Hernández Meseguer, Terapeuta Ocupacional

-Medlineplus.com

-Femmadrid.org

Alzheimer y terapia ocupacional

Google.com
Google.com

Se trata de una enfermedad que afecta al cerebro y suele aparecer hacia un periodo tardío de la vida. Pueden padecerla tanto hombres como mujeres de todas las razas y culturas y representa una forma lenta y progresiva de demencia con avances distintos para cada persona.

La causa del Alzheimer es desconocida y se caracteriza por la destrucción de las células nerviosas en el cerebro que conduce a una desconexión de las áreas que suelen trabajar en grupo. Los factores de riesgo más comunes son la edad avanzada y antecedentes familiares de demencia.

Los primeros síntomas en una etapa intermedia de la enfermedad es repetir con frecuencia los mismos conceptos, extraviar objetos, dificultad para verbalizar nombres de objetos familiares, disminución de la habilidad para tomar decisiones, perderse durante las rutas habituales y previamente conocidas, así como cambios de personalidad.

¿Qué puede hacer un terapeuta ocupacional?

Google.com
Google.com

En este caso, el terapeuta puede ayudar al afectado a adaptarse a sus crecientes discapacidades, evaluando y sugiriendo los cambios pertinentes para se ajusten a una mayor funcionalidad y seguridad en su cotidianidad.

Identificar las necesidades y modificaciones en el hogar de acuerdo con familiares creando capacidades y eliminando barreras físicas o adecuándolas para prevenir caídas o golpes.

El término Actividades de la Vida Diaria (AVD), que actualmente se emplea de una manera general, se refiere dentro del campo de la Rehabilitación a áreas muy específicas. Podríamos definirlas como “todas aquellas tareas que el ser humano realiza de una forma cotidiana, y cuya no realización supone mayor o menor grado de discapacidad (pérdida de función)”, lo que le lleva a dependencia de terceras personas. De ahí la importancia asistencial/económica y social/familiar que conllevan las AVD.

Tanto su valoración como su abordaje terapéutico es de especial importancia en el mundo de la discapacidad (recordemos que los síntomas y signos necesarios para el diagnóstico de la discapacidad no son los mismos que se requieren para el diagnóstico de la enfermedad, por lo tanto, la terapéutica varía). Por ello, el abordaje adecuado de las AVD y sus alteraciones es primordial para una eficaz intervención, de los especialistas y del cuidador en los enfermos de Alzheimer.

Las actividades que realizamos todos los  seres  humanos se separan en tres grupos:

  •  AVD Básicas (AVDB): Son las referentes al autocuidado y movilidad.
  •  AVD Instrumentales (AVDI): Son las que realizamos para interaccionar con nuestro entorno más inmediato.
  •   AVD Volitivas: Son, en términos generales, aquellas relacionadas con el trabajo y el tiempo libre.

Desde la perspectiva rehabilitadora de la Terapia Ocupacional se busca mantener al máximo posible la autonomía en las AVD, este es nuestro objetivo. Es primordial disminuir la  evolución de la discapacidad y mejorar la calidad de vida del enfermo y de su familia. Esto no se podría conseguir sin un enfoque integral del individuo que permita abordar la compleja problemática de los enfermos de Alzheimer desde el plano psíquico, físico y social., incluyendo el entorno, ya que todos estos factores actúan de una u otra manera sobre la realización de las AVD. De ahí que las técnicas que empleamos abarquen todos esos aspectos.

Tipos de intervenciones de Terapia Ocupacional:

  • Entrenamiento e implementación de estrategias y técnicas para la ejecución de las AVDB y AVDI.
  • Organizar rutinas de tareas diarias que sean equilibradas (AVD – T.L. – productividad) y que sean significativas para el paciente.
  • Construcción de entornos físicos que faciliten la ejecución de las actividades que comprenden el desempeño ocupacional del paciente.
  • Constituir redes sociales que posibiliten el intercambio social y actividades de tiempo libre.
  • Implementar las técnicas y estrategias para conservar las habilidades de procesamiento, destrezas motoras y habilidades de comunicación e interacción, como ser estimulación cognitiva, TOR, reminiscencia, percepción/ sensorial, etc.

¿QUÉ ES?

El Alzheimer es una alteración neurodegenerativa primaria que suele aparecer a partir de los 65 años, aunque también puede presentarse entre gente más joven. Cuando una persona padece la enfermedad de Alzheimer, experimenta cambios microscópicos en el tejido de ciertas partes de su cerebro y una pérdida, progresiva, pero constante, de una sustancia química, vital para el funcionamiento cerebral, llamada acetilcolina. Esta sustancia permite que las células nerviosas se comuniquen entre ellas y está implicada en actividades mentales vinculadas al aprendizaje, memoria y pensamiento

CAUSAS:

El Alzheimer se produce debido a la reducción de la producción cerebral de acetilcolina (un neurotransmisor), lo que provoca a un deterioro en el rendimiento de los circuitos colinérgicos del sistema cerebral.

Es difícil determinar quién va a desarrollar la enfermedad de Alzheimer, puesto que se trata de una alteración compleja, de causa desconocida, en la que, al parecer, intervienen múltiples factores.

Estos son algunos de los elementos que pueden aumentar las probabilidades de padecer esta patología:

  • Edad: suele afectar a los mayores de 60-65 años, pero también se han dado casos entre menores de 40. La edad media de diagnóstico se sitúa en los 80, puesto que se considera que el mal de Alzheimer es una enfermedad favorecida por la edad.
  • Sexo: las mujeres lo padecen con más frecuencia, probablemente, porque viven más tiempo.
  • Razas: afecta por igual a todas las razas.
  • Herencia familiar: la enfermedad de Alzheimer familiar, una variante de la patología que se transmite genéticamente, supone el 1 por ciento de todos los casos. No obstante, se estima que un 40 por ciento de los pacientes con Alzheimer presenta antecedentes familiares.
  • Factor genético: varias mutaciones en el gen de la proteína precursora de amiloide (APP), o en el de las presenilinas 1 y 2. También podría asociarse con mutaciones en el gen de la apolipoproteína E (ApoE). Esta proteína está implicada en el transporte y eliminación del colesterol. Según las investigaciones, la nicastrina activaría la producción del amiloide beta.
  • Factores medioambientales: El tabaco se ha mostrado como un claro factor de riesgo de la patología, al igual que las dietas grasas. Por otra parte, pertenecer a una familia numerosa también parece influir en el riesgo de Alzheimer.

SINTOMAS:

En un principio, surgen pequeñas e imperceptibles pérdidas de memoria, pero con el paso del tiempo, esta deficiencia se hace cada vez más notoria e incapacitante para el afectado, que tendrá problemas para realizar tareas cotidianas y simples, y también, otras más intelectuales, tales como hablar, comprender, leer, o escribir.

Síntomas neurológicos

La enfermedad de Alzheimer afecta a la memoria en sus diferentes tipos. Estos son los deterioros sufridos:

  • Pérdida de memoria a corto plazo: incapacidad para retener nueva información.
  • Pérdida de memoria a largo plazo: incapacidad para recordar información personal como el cumpleaños o la profesión.
  • Alteración en la capacidad de razonamiento.
  • Afasia: pérdida de vocabulario o incomprensión ante palabras comunes.
  • Apraxia: descontrol sobre los propios músculos, por ejemplo, incapacidad para abotonarse una camisa.
  • Pérdida de capacidad espacial: desorientación, incluso en lugares conocidos.
  • Cambios de carácter: irritabilidad, confusión, apatía, decaimiento, falta de iniciativa y espontaneidad.

Fuentes:

-Mª Teresa Hernández Meseguer , Terapeuta ocupacional

terapiaocupacionalmurcia@gmail.com. 608802345.

-Terapia-ocupacional.com

-Plenaidentidad.com

-Dmedicina.com

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: